¿Hacemos borrón y cuenta nueva?

¿Hacemos borrón y cuenta nueva?

He oído cien mil veces, incluso en mi cabeza, quizás.

Hacer borrón, olvidar, volver a empezar.

¿Es que acaso es posible? ¿Tan insensible serás?

 

Borrar, olvidar… aquello que no queremos repetir nunca más,

ignorar nuestros recuerdos,

jugar con nuestros pensamientos,

mientras intentamos despistar al pasado que acecha sin cesar.

 

En vez de olvidar, ¿no será mejor aprender?

Aprender de las experiencias que nos obligan a crecer.

A ser mejores personas, a no cometer los mismos errores.

Borrar no es la solución, olvidar no te ayudará a vencer.

 

 

 

¿Te acuerdas de mí?

Hoy quiero preguntarte si aún te acuerdas de mí. Si aún sigo ocupando tus sueños como antaño lo hacía cada día, a diario. Hoy me pregunto si recuerdas la primera vez que nos vimos. Aquella en la que nerviosos, por fin, nos conocimos. Dos viajes largos, una experiencia única y algo que nunca olvidaré y con cariño recordaré: a ti.

Pero, no sé si recuerdas los tan aparentes simples “buenos días” y “buenas noches” que nos decíamos. Ese beso que cada noche me hacía sumirme en un sueño profundo y tranquilo.

La preocupación por perderte no estaba en mi mente, pues segura estaba de tenerte conmigo por siempre. Y, ahora, fíjate. Soy yo quien me pregunto si te acuerdas de mí. Porque yo sí lo hago. Cada día, a diario. Como siempre, como antaño. No me he olvidado de nada, en mí nada ha cambiado. Y la esperanza guardo mientras me aferro a aquellos sueños que ambos teníamos y compartíamos antaño. ¿Te acuerdas de ellos?

Pero ha pasado el tiempo, y tu olor se esfuma por momentos. Pero yo, no quiero olvidarme de ti, al contrario que tú que no sé si te acordarás ya de mí.

Cuando eso sucede me sumerjo en ese libro que aún conserva tu olor, mientras leo esa carta que una vez me dedicaste, llena de amor.

Te estaré esperando

Sutilmente desaparezco

de tu vida, de tus pensamientos.

Sutilmente me evaporo

como el humo de uno de tus porros.

….

Sinceramente, yo te deseo

vivas tu vida, sonrías de nuevo.

A pesar de ya no estar en tu vida,

vivo estás en mi mente cada día.

….

Y aunque tú me puedas olvidar,

yo no lo podré hacer tan rápido.

Y cada domingo estaré esperando

oír tu voz por la radio.

No tengo miedo a morir

Al contrario que todo el mundo,

no tengo miedo a morir.

Aunque más que muerte es olvido,

aunque más que hablar es no decir.

….

¿Por qué no temo el olvido?

¿Por qué no temo desaparecer?

Quizás te suene extraño,

pero porque así siempre fue.

….

He vivido siendo olvidada,

desapareciendo sin ser recordada.

Mi vida era como muchas otras:

efímera, invisible, tímida, extraña.

….

No creas que esto es malo ¡al contrario!

licencias me permite.

Puedo librarme del miedo

con facilidad aparente.

Dormir para olvidarte

Cada vez que te pienso se me rompe algo por dentro.

No sé explicarlo, es solo algo que siento.

Rondas por mi mente cual ladrón en mi casa,

destruyéndolo todo, todo cuanto hallas.

….

Destrozas mi vida, rompes hasta mi alma.

No tienes piedad con mi presencia cercana.

Minas mi subconsciente, limitas incluso mi mente.

Déjame dormir para olvidarte solamente.