He fingido

He fingido ser quien no era, no porque quisiera, sino porque no me conocía.

Decidí cerrar los ojos y no tomar las riendas. Pero el desastre fue tremendo,

una caída desde el cielo.

No le eché la culpa a nadie, esta era toda mía.

Y no hice nada, me quedé observando el caos, quieta…

El bloqueo evitó que pudiese avanzar.

Tuve miedo.

No podía dar un paso más.

Pero un día inesperado, me vi forzada a cambiar una vez más.

Estoy harta

Estoy harta de decir que estoy bien,

¿no ves que no es verdad? ¿No ves que la mierda me consume ya?

Estoy harta de fingir y que nadie vea la verdad,

odio este mundo de ciegos, de personas que niegan la verdad.

….

Estoy harta de caminar con la cabeza bien alta,

fingiendo una autoestima que por los suelo mi vida arrastra.

Estoy harta de querer que me quieran,

estoy harta de ser rechazada, estoy harta de necesitar ser amada.

….

Estoy harta de esconder las evidencias en mi piel

de que todo es una mentira, de que nada es real, ¿no lo ves?

Estoy harta de hacerme daño,

estoy harta de vivir a pesar de desear lo contrario.

 

Quisiera decirte…

Mira… quisiera decirte una cosa. Querría que comprendieses que por muy duro que el camino sea siempre habrá un mañana. Que la vida no se acaba, a menos que así nosotros lo decidamos.

Me gustaría que vivieses tu vida tal como quieras vivirla. Sin presiones, sin qué dirán los demás. Sin perder esa sonrisa que muchos te dicen que es bella.

Sonreír, a veces, es más duro de lo que parece. Y yo sé que eres una experta fingiendo estar bien cuando realmente estás totalmente destrozada y hecha mierda.

Mantenerte fuerte y en pie, cuesta. Pero por algún motivo no eres capaz de caerte sin después levantarte. Por alguna razón buscas la forma de volver a superarte, de elevarte, de enfrentar lo que venga con una dureza imparables.

Mira… vive. Que la vida te espera y aún te queda camino por recorrer, aunque veas el final más cerca de lo que debieras. Vive, sonríe, disfruta, sé libre.

Habrá muchos finales, pero también muchos principios. Habrá mucho dolor, pero también mucha felicidad.

¿Recuerdas?

¿Recuerdas?

¿Sabes? A veces te pienso, pero tú no lo sabes. No quiero afirmarlo por temor a que me dañes.

¿Recuerdas? Aquel tiempo en que nos vimos. Todo era hermoso, colorido pero ficticio.

¿Olvidaste? Aquellos besos que nos dimos. Yo los creí verdaderos, para ti no eran más que fingidos.

Y ahora ¿extrañas? que no regrese. No volverás a verme, no volverás a tenerme.