Duele, joder

Duele, joder.

Cuando penetras mis entrañas

sin miramientos,

sin sutilezas,

sin ninguna muestra de cariño.

No entiendes mi dolor

y, qué ovarios,

yo tampoco.

Mis entrañas se cierran

como si deseasen impedirte la entrada,

impedir que me hagas daño,

tal vez sea una señal.

Pero me esfuerzo en complacerte

y aunque desease derretirme de placer,

lo único que me caen son lágrimas.

Dolor y más dolor.

Qué absurda permisión.

Un comentario en “Duele, joder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s