Añicos

Solo quería romperme.

Hacer añicos cada parte de mí

física

y psíquicamente.

Deseaba abrir una hendidura en mi pecho

para poder liberar todo aquello que lo aprisionaba.

Pues, a veces, me ahogaba

en mis propios pensamientos

y creía que derramarlos

sería la única manera de sentirme mejor

y también culpable.

Quería de una vez por todas

abrir esa parte de mi espalda

que cuando me tocabas hacía que me retorciese.

Ahí están mis alas.

Atrapadas.

Deseando que me desgañite,

que me abra,

que me rompa,

anhelando morir

para volver a renacer

después de tanto tiempo

perdida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s