El miedo a soltarte

El miedo a soltarte ha provocado que, durante años, mi vida se haya convertido en un tira y afloja. Las ansias de libertad fueron reprimidas, cuando yo misma osé cortarme mis propias alas. Esas de las que tan orgullosa estaba. Esas que eran parte de mi esencia.

Puede sonar horrible, terrible. Pero, no me arrepiento. A pesar de que no hay vuelta atrás, ha sido todo un reto afrontar el miedo a soltarte que, tantas veces, ha hecho que me diese contra una pared, esperando que cambiases cuando en mi fuero interno yo sabía que eso era imposible y que era una sandez esperar tal cosa.

Hubo un día, bueno no solo uno, varios. El miedo petó a mi puerta, yo la abrí y me zarandeó tan fuerte que hizo que me perdiese. Me encontré ante un abismo sobre el que daba vueltas. Era incapaz de encontrar la salida y así pasaron días, meses y años.

Ver la luz no fue algo sencillo. El miedo se convirtió en mi amigo y tuve que aprender de él, aceptarlo en lugar de negarlo, pero ponerle límites. Poco a poco, fue haciéndose pequeño. Ya no me producía tanto temor. Fue, entonces, cuando el miedo a soltarte desapareció.

Te solté.

Me dejé ir.

2 comentarios en “El miedo a soltarte

  1. Me alegra leer que te soltaste. Puede que solo sea literatura, tal vez sea un relato en primera persona, o quizás una mezcla de las dos cosas.
    De cualquier forma me llega. El “miedo a soltarte” es el miedo a soltarte, pero a ti misma, el miedo a abrir las alas, a ser. No te arrepientas, el miedo es humano, nos hace humanos, no tiene nada malo en si mismo; no es horrible, ni terrible.
    No podemos aspirar a cambiar a nadie, no es bueno para nosotros, ni para la otra persona. Cada relación es un ser vivo que nace, al que alimentamos y crece, al que cuidamos y florece, y que también da frutos, se propaga, y muere. A veces plantamos una semilla de amor en la tierra equivocada, es todo.
    El miedo al miedo es el problema. Lo bueno es que no es un verdadero problema, sino un “problema” percibido desde un punto de vista equivocado, nada más. La luz es el final de esa nube, aceptarlo es el vehículo para atravesar la niebla, los límites son lo que nos define y nos aisla de esa negra humedad.
    Lo has conseguido. Eres tú misma, siempre lo has sido. Todo cambia, la clave es fluir con ello.
    Enhorabuena y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. “El miedo al miedo” yo no lo podría haber dicho mejor. Agradezco cada comentario que me dejas porque no solo aprendo yo, sino que también puede ayudar a otras personas que lo lean. Muchas gracias, un abrazo 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s