Deseos

No deseaba nada más que me tocaras. Que tus dedos volviesen a acariciar mi piel y que esta, por tu tacto, se erizara. Deseaba de nuevo tus besos, húmedos, excitantes, violentos a veces. Necesitaba volver a sentir que tenía el control, convertirme en ese jinete que con confianza te dominaba. Pero mis deseos se quedaban solo en eso. Pululaban por mi mente sin posibilidad alguna de hacerse presentes.

4 comentarios en “Deseos

  1. Duró poco pero no fue un amor pasajero. Duró el tiempo suficiente para hacerse eterno en mis recuerdos, en mis fantasías, en mis noches de soledad; duró lo que duran los mejores sueños. Fue tan intenso y real, fue tan verdadero y tan sublime que puedo decir con seguridad que lo conservaré por siempre. Lo conservaré en mensajes, en miradas, en caricias, en canciones, incluso en ausencias y silencios. Sin lugar a dudas pasó, pero no fue pasajero.

    Fin

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s