El disfraz del miedo

Sentía una pereza atroz, que me hundía en una desidia incapaz de sobrellevar. No sabía cómo sacudírmela de encima, no tenía ganas ni siquiera de ganarme la vida. Hubo consecuencias. Por supuesto que las hubo. Hasta que tuve el valor de enfrentarme a mi desgana e intentar entenderla. No era pereza, había estado equivocada todo este tiempo. Rascando un poco descubrí lo que siempre intenté ignorar, de aquello que deseaba escapar. La pereza era un disfraz.

El disfraz del miedo.

4 comentarios en “El disfraz del miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s