El tiempo es todo lo que necesité para sanar

Suelen decir que con el tiempo, todo cura y todo sana. Durante mucho tiempo no comprendí esto, de hecho lo consideraba una tontería. Hoy, sin embargo, entiendo lo que quería decir.

La vida suele ser dura. Hay muchos momentos de los que creemos que no podremos nunca salir, pero que resolvemos un día logrando así seguir adelante. No obstante, hasta que llega ese respiro de aire fresco que tanto anhelamos, pasa un determinado tiempo.

“El tiempo no borra, ubica”

-Anónimo-

Dependiendo de las circunstancias y de la problemática que tengamos que resolver, muchos pueden solucionarla en unos meses; otros, en unos años. En mi caso, fue más bien esto último, pero el aprendizaje que tuve fue sumamente revelador.

Necesitamos ver las cosas con perspectiva

Las emociones son muy positivas, incluso las negativas. Nos ayudan a alejarnos de aquellas situaciones que nos perjudican y a apostar por aquellas que nos hacen sentir bien. No obstante, las emociones tienen una cara oscura: suelen nublar nuestra vista.

Cuando tenemos las emociones a flor de piel nos resulta muy complicado tomar decisiones acertadas, actuar de la manera que más nos conviene y tomar una sana perspectiva de lo que sucede.

Imagen relacionada

¿Alguna vez te has visto en la tesitura de pasar por un mal momento y con el tiempo comprobaste que no había sido para tanto? El tiempo suele brindarnos esa perspectiva que tan bien nos hubiera hecho en el instante correcto.

Por eso, es necesario que aprendamos a gestionar nuestras emociones y lo dice alguien que solía explotar, reprimirlas y gestionarlas sumamente mal. Tenemos que aprender a ver las emociones como lo que son. A observarlas, a permitirnos sentirlas y a soltarlas.

El tiempo es tuyo

Cuando pasamos por una circunstancia complicada, quizás escuchemos frases como “tranquilo, en una semana ya estarás bien” o “esto en unos meses se te olvidará”. Sin embargo, cada persona tiene un tiempo para sanar, superar y seguir adelante que puede que no se corresponda con lo que dicen los demás.

Por eso, es importante que no prestemos atención a esto, que no nos veamos forzados a reducir ese tiempo para superar una situación. Hacer esto nos instará a fingir, a no seguir ahondando dentro de nosotros para descubrir qué ocurre y cómo podemos solucionar de raíz toda la problemática.

“Cada problema lleva en sí mismo la semilla de su propia solución”

-Stanley Arnold-

Tapar emociones es un error. Fingir que todo está bien, aún es peor. Pero si hay algo de lo que estoy segura, es que las cosas no se solucionan de un día para otro y que nuestros problemas más profundos tampoco.

Es un camino duro. Lleno de momentos de bajón, de “ya no puedo más” y de desesperanzas. No obstante, perseverando, mejorando y haciendo introspección, conseguiremos que un día ese tiempo para sanar haya llegado a su culmen.

 

4 comentarios en “El tiempo es todo lo que necesité para sanar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s