Sendero empinado

Sé que tal vez no todo sea tan difícil. Sin embargo, mi sexto sentido clama porque escoja el sendero más empinado. Ese que tiene piedras, hierbas malas y mucho barro. Zonas en las que tropiezo y mis pies se quedan atrapados. Un sendero lleno de tentaciones, de vértigos y de sueños que se quedan tan solo en eso. Donde el sufrimiento se experimenta a diario, se siente en cada pisada, en cada aliento, en cada pensamiento. Un sendero donde el miedo adopta la forma de mi propia sombra, que me acompaña allá a donde vaya. ¿Por qué no me sale escoger la opción más fácil?

Porque tan solo de esa manera podré aprender, crecer, madurar, volver a ser yo otra vez.

Fotografía: Katharina Jung.

3 comentarios en “Sendero empinado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s