Saber quienes somos y qué queremos no es tan fácil

Saber quienes somos y qué queremos puede parecer algo sencillo y fácil de llevar a cabo. Sin embargo, no es lo uno ni lo otro. Pero, ¿por qué? Porque desde pequeños nos dan determinadas directrices que solemos seguir a rajatabla, sin poner en duda.

No tenemos culpa, tampoco la tienen los demás. Es la forma en la que ha funcionado nuestra sociedad desde mucho tiempo atrás. No obstante, esto nos encasilla, ahoga nuestra esencia y provoca que nos convirtamos en el patrón aburrido, pero aprobado por la sociedad que todo el mundo acepta.

Desde que nacemos somos educados de una manera similar, para ser “iguales”, porque ser diferente no está muy bien visto.

Saber quien eres es posible, pero cuesta

Hay personas a las que les preguntas quiénes son y te contestan con su nombre, dónde viven y sus estudios. Pero, ¿realmente es esto lo que son? Esa es una fachada, ellas son mucho más que eso, solo que nadie les ha enseñado a descubrirlo.

8149987934_f7cc45b642_z

De hecho, es más una búsqueda interior que a muchos les lleva años. A veces, gracias a la meditación o a la práctica de la atención plena se puede conseguir, el problema es que al no ver resultados a corto plazo, en la mayoría de las ocasiones tiramos la toalla.

No lo hagamos. Estamos dormidos en un mundo donde lo que merece la pena es estar con los ojos bien abiertos. Pero, en vez de eso, experimentamos la vida como si estuviéramos en piloto automático.

Estar en piloto automático provoca que el tiempo pase sin sentido, que las horas se consuman y que el presente se esfume ante tus narices.

No solemos disfrutar cada comida, tampoco los fuegos artificiales una vez ya vistos más de 10 veces. Tendemos a “acostumbrarnos” y a no sorprendernos con lo que para nosotros una vez es toda una novedad.

Quizás esto suceda porque si con 40 años te sorprendes por los fuegos artificiales, exista una persona a tu alrededor que te diga “¡qué inmaduro!” y esto te va a afectar y condicionar.

Bucea en tu interior, no dudes de ti

Dejarnos llevar tanto por las opiniones de los demás, avergonzarnos por lo que puedan pensar de nosotros, todo esto va conformando nuestra manera de ser, pero no lo que seguimos siendo y tapamos con actitudes y pensamientos que de ninguna manera nos corresponden.

Cuando empieces a bucear en tu interior puede que dudes de ti, pero no lo hagas. No sabrás si esa fachada que has construido eres tú o, en realidad, aún tienes que descubrirte. Aunque aún no te veas, aunque te lleve tiempo, ¡ahí estás!

ProxyWEB

No tengas miedo a ser quien eres y a volver a traer a un primer plano tu verdadera esencia.

Tu ceguera es tan profunda que aún no te has visto. Pero, no ceses en tu intento, no permitas que la desesperanza se apodere de ti. Tú jamás has dejado de ser lo que eres, tan solo te has olvidado y has camuflado tu verdadera esencia para adaptarla a esos miedos, inseguridades y búsqueda de aprobación externa tan conocidos, tan rabiosamente habituales.

Descubre: Sal de tu zona de confort.

Imágenes: David Talley.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s