Impulsos

He comprendido que la realidad no es la que a mí me gustaría. Siento en mi interior el impulso de aceptar la situación actual, de dejar de negarla, de dejar de idealizarla, de dejar de seguir preocupándome por ella. Frunzo el ceño y me enfado debido a esta apertura de mente. Me siento suelta, como si algo se desconectase de mí, algo ajeno a mí, algo que no me pertenece. Tengo ganas de llorar, pero no lloro. Me siento triste, pero no en exceso. La vida me ha mostrado lo que hay y yo tengo que aceptarla. Nada va a cambiar, si yo no cambio. Suelta el control, deja de negar lo que no quieres ver. No lo adornes, no lo camufles, no te ates a lo que te hace sufrir. No se puede batallar contra una pared que no tiene pinta alguna de quererse mover.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s