Querer con la mano abierta

Si cierro muy fuerte mi mano

desconoceré por qué te quedas.

Quizás sea porque así quieras

o tal vez suceda porque no puedes escapar.

A pesar de esto, mantengo mi mano cerrada

aunque sé que tarde o temprano esto cambiará,

pues llegará el momento en que me cansaré de apretar

y una vez mi mano se abra

el dolor nos pulverizará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s