En contra de mi voluntad

Te cernías sobre mí, en contra de mi voluntad. Yo intentaba separarte, pero ardías, quemabas. Cuando te tocaba, mis manos sangraban. Pero por más que incendiases mi piel, tu fuego abrasador jamás penetraría en mis entrañas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s