El chupete

Dolía y no sabía por qué. Desconocía las intenciones de ese chupete lleno de espinas.

Me escocía, me hacía llorar.

No entendía nada, sufría así sin más.

Pero mis padres me lo daban ¿con cariño? Y yo confiaba en ellos. Seguro que si lo hacían sería por un motivo bueno.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s