Mi otro yo

Me encontraba en mi casa de la infancia. En esa cocina donde jugábamos a las cartas y hacíamos las comidas y cenas en familia. Pero no era esa niña pequeña e inocente la que allí ahora se encontraba, sino la adulta llena de miedos e inseguridades que a diversos problemas se enfrentaba. En frente, reflejada en el televisor, una sombra me observa. Situada frente a mí no me inmuto, no me aterra.

Era mi otro yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s