Callaba

Callaba. Que ni se me ocurriese pronunciar ni una sola palabra. Sería golpeada, herida, machacada. Cualquier sonido tan pronto como saliese, impactado quedaba. Lo peor no era eso, sino la evidencia de lo que pasaba. Cardenales, moratones, arañazos. Grandes raciones de maquillaje. A pesar de eso, mis ojos expresaban. No podía acallarlos. Por eso me los arrancó, sin sobresaltos…

Un comentario en “Callaba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s