Existo

Existo,

pero dejo de hacerlo cuando estoy a tu lado.

Sedienta de ti me apoyo en tu pecho,

transmitiéndote mi calor,

ese que arde por todo mi cuerpo.

 

Existo,

pero desaparezco cuando tú lo haces.

Todo deja de tener sentido,

siento cómo me hago pequeña,

cómo dejo de importarte.

 

Tal vez,

debería dejar de existir por ti

y empezar a hacerlo por mí.

O quizás, tan solo,

debería dejar de existir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s