mujer-dolida

Dolía

Dolía, joder cómo dolía. Dolía como una herida cuando la carne se separa y expira.  No puedes evitar el dolor, tan solo te limitas a sentir. E incluso la sangre se transforma en un bálsamo que te invita a dejarte ir.

Dolía tanto que me quería morir, saltar por la ventana, clavar un dardo justo ahí. No era capaz de soportarlo, cada vez se veía incrementado. Dolía tanto que por un momento pensé tan solo en mí.

large

El dolor me había vuelto egoísta, solo quería encontrarle un fin. Poco me importaban los que alrededor de mí se encontraban, preocupados por la desesperación que inútilmente silenciaba. Angustia que brotaba por mis poros y que me inundaba. Ansiedad que no podía aplacar porque dolida me hallaba.

Dolía tanto que me convertí en un monstruo en un estúpido afán por protegerme de todo y de todos. No era consciente de que esto aumentaba el dolor, de que por mucho que quisiera evitarlo este me encontraría, me consumiría, me mataría…

Joder… cómo dolía

 

 

 

8 comentarios en “Dolía

  1. El dolor, igual que viene, se irá algún día. Pero si no sintiéramos ese dolor, tampoco podríamos conocer el amor… que también, igual que viene, se irá algún día.

    No te pongas una coraza para dejar de sentir dolor, porque tampoco podrás sentir alegría, amor, satisfacción… felicidad.

    Para contrarrestar el dolor… hay que evolucionar como persona, madurar… es la única forma de continuar.

    Le gusta a 1 persona

  2. Dolía…
    Como duele la despedida que no entendemos… la lejanía que nos desgarra, el.sabor ausente de unos labios que ya no están.
    Dolía tanto que era imposible dar un paso sin que un gemido de dolor ahogara mis pies cansadod de buscarle sin ningún resultado.
    Dolía, mas que dolía, mataba el solo imaginar que mientras yo le pensaba irremediablemente, su pensamiento no estqba conmigo, como él, desde que se fué. ..

    Dolía y duele…

    Buen escrito… cuando duele, es intenso. Uo oo se.

    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Y es un dolor frio que se incrusta en lo más profundo del alma. Todo por un cerdo egoista, manipulador y embustero que ha dañado a esa persona buena y sensible que eres. Ójala que algún dia le aplaste la culpa y sea el quien se lance por una ventana.

    Le gusta a 1 persona

    1. El karma siempre pone todo en su sitio, pero también es culpa de uno mismo dejar que la otra persona te haga daño y te manipule, que te mienta y que te utilice. A veces, la ceguera nos insta a proteger una situación de la que deberíamos escapar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s