Inocencia roja

Ella le esperaba en su cama, sensualmente inocente mientras él se deleitaba. Decía que era un ángel, que no era de este mundo. Lo que no sabía es que las alas de ella sangraban cada vez más. Un día se quedó dormido y no pudo abandonar aquella cama jamás.

2 comentarios en “Inocencia roja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s