Crecer es aprender a despedirse

Algo que comprendí demasiado tarde, cuando todo llegó a su fin. Crecer era aprender a despedirse, pero yo no era consciente, mi miedo era patente.

Problemas pasados, traumas, dolor, provocaron que mi autoestima al suelo se cayera. Esto ocasionó que en un bucle, inminentemente, me viera envuelta.

Ahora que soy consciente, estoy aprendiendo a despedirme de esas personas que entran en tu vida y en algún momento se marchan sin querer dejar huella.

Algo imposible, algo difícil, algo a lo que no nos enseñan: cómo despedirnos de todas esas personas que en algún momento de tu vida te abandonan.

Un comentario en “Crecer es aprender a despedirse

  1. Los mayores, cuando somos niños, nos transmiten meramente lo que ellos han aprendido sin cuestionarse lo suficiente como para cambiar positivamente y poner semillas de pensamientos de mejores maneras. Cuando mayor, es mucho más difícil desprendernos de pensamientos que nos bombardean desde nustro subconsciente. Pero es posible.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s