La única columna

Era la única columna existente. Sola, marginada, ignorada… que allí estaba, siempre que la necesitabas.

Si te sentías triste, ahí estaba para animarte. ¿Qué te caías? Ella te ayudaba a levantar.

Pero un día la columna se desmoronó y el resto no la ayudó, sino que la recriminó.

Le echaron la culpa por haberse caído, pero ¡cómo podría haberlo evitado!

Ella era la única columna. Ella nunca recibió ayuda alguna.

Ella volvió a elevarse, pero no ya como columna, sino como un ser inestable.

Un comentario en “La única columna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s