¿Por qué?

No entenderé nunca el por qué de tu mal humor, tu dramatismo, tu autocompasión cuando al final la que sufre soy yo.

Te espero para consolarte, pero desconozco cuándo llegas. Quieres un abrazo, pero tal vez recibirlo no puedas.

Qué pretendes que te diga cuando desapareces tras la puerta, mientras yo te espero angustiada de que un día ya no vuelvas.

Quieres que esté ahí, pero tú no estás para mí. Elegir deberías, pero te da miedo arriesgar tu vida.

Tú te encierras tras las rejas que tu mente sola crea. Yo vuelo libre, sin límites, sin barreras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s