Un final rebosante de dolor

No hay tiempo, no tengo tiempo. Pero porque no quiero.

Porque la realidad me abruma y me esconde.

Porque soy invisible y así quiero ser.

Porque nadie puede entender a una mente torturada.

Evito cortarme, mirarme las cicatrices a veces ayuda. Aprendo a superar el dolor de otra manera. Va más allá del alcohol y los cortes. Va más allá de toda droga.

Si vuelvo a intentarlo caeré. Necesito un golpe mayor, algo que sea verdaderamente arriesgado. Un final cargado de adrenalina. Un final rebosante de dolor.

3 comentarios en “Un final rebosante de dolor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s